La selección sueca femenina de balonmano ha conseguido la medalla de bronce en el Europeo de Hungría y Croacia 2014, tras imponerse por 25-23 a Montenegro, en un choque en el que la central sueca Isabelle Gullden, justificó el título de mejor jugadora del torneo, tras firmar 7 tantos.

También sobresalió la lateral derecho Ida Oden y, sobre todo, la portera Johanna Bundsen, que cerró el choque con más de un 40% de paradas, tras atajar 11 balones. Algunas de ellas decisivas, como las dos que Bundsen protagonizó en los minutos finales a lanzamientos de Andjela Bulatovic y de Katarina Bulatovic, a la que detuvo un penalti a falta de treinta segundos para la conclusión y que permitió el triunfo.