El equipo anfitrión, que cuenta en sus filas con siete jugadores nacionalizados, ha logrado un histórico pase a semifinales al derrotar a Alemania por 26-24 en el Mundial que se disputa en Qatar.

La defensa del equipo asiático fue vital para impedir que los alemanes vencieran. Su movilidad, las constantes ayudas y permanentes salidas a los laterales rivales, fue un problema grave para Alemania, al que ni Martin Strobel ni Michael Kraus lograron dotar de la fluidez ofensiva necesaria para hacer llegar el balón a sus efectivos extremos.

En cuanto al ataque, el hispano-qatarí Borja Fernández pudo meter hasta 4 goles, para que Qatar finalizase el primer tiempo 18-14, llegando a estar 6 tantos arriba.

Sin embargo, las precipitaciones de la selección dirigida por Valero provocó que los alemanes pudieran ajustar el marcador. Los hombres de Sigursson se aferraron al partido, hasta que apareció Rafael Capote que acabó con 8 goles y el portero Danjel Saril, el mejor del encuentro, quien con dos paradas consecutivas al extremo Groetzki en los instantes finales dio la victoria a su selección.

Esta hazaña no habría sido conseguida si no fuera por la figura de Valero Rivera, el técnico que llevó a España hace dos años a su segunda corona mundial y que ha dotado a Qatar del rigor táctico y sobre todo de la competitividad necesaria para pelear por los gigantes europeos. Además, este entrenador ha sido el primero que repite semifinales en un Mundial con países diferentes.