El cubano Guillermo Rigondeaux venció al japonés Hisashi Amagasa por retirada en el undécimo asalto, tras sobreponerse a dos caídas en el séptimo, y retuvo el título supergallo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y de la Organización Mundial (OMB).

Desde los asaltos iniciales, Rigondeaux se mostró superior a su contrincante, que había bajado desde el peso pluma, pero en el séptimo cayó dos veces, derribado por el japonés, aunque se sobrepuso. En el octavo, el cubano recuperó la iniciativa y a partir de ese momento castigó a su oponente hasta mandarlo a la lona en el décimo round.