Los de New England y los Ravens disputaron el encuentro más emocionante de estos playoffs, donde los Patriots vencieron por un ajustad 35-31 en esta ronda Divisional 2015, y podrá jugar la final de la conferencia AFC de nuevo.

La primera parte fue una lección de Baltimore, mientras que en la segunda New England demostró ser un equipo con incluso más corazón y variantes en ataque. Joe Flacco volvió a agigantarse en playoffs y completó 292 yardas de pase con 3 touchdowns, pero con 2 balones interceptados. La segunda intercepción fue la que decantó el partido: un pase largo muy arriesgado en los últimos minutos.

Las carreras del running back Forsett (acabó con 129 yardas corridas) iban matando a los de New England, quienes se fueron recuperando con juego aéreo por medio de Brady y las recepciones de Gronkowski, Edelman y Amendola para llegar al descanso 14-21.

En la segunda parte, una jugada de engaño decantó el partido para los Patriots: un pase de Brady en la mitad del campo para Edelman que este después lanzó a Amendola en un pase de 51 yardas: se trata del pase de touchdown más largo de la historia en postemporada lanzado por un no-quarterback.