Jonathan Brownlee, que no había tenido buenas sensaciones en el comienzo de temporada, demostró que sigue siendo uno de los grandes referentes de este deporte y marcó un tiempo 1h.55:26 insuperable para el resto de participantes en unas condiciones duras por la temperatura y humedad en que se desarrolló la prueba.

Gómez Noya no pudo seguir el ritmo de Brownlee, llegando a 15 segundos del británico en la línea de meta y con 11 de ventaja sobre el francés Pierre Le Corre, que fue tercero.



Gwen Jorgensen se mantiene a pie de cañón para volver a alzarse con el título, y venció en la prueba de Nueva Zelanda, sumando dos de dos. Su ventaja en la carrera a pie la convierte en imbatible si no pierde al menos dos minutos en el agua y la bicicleta, dos sectores donde tampoco flojea especialmente.

En el podio volvió a estar acompañada de su compatriota Katie Zaferes en el segundo cajón, mientras que la local Andrea Hewitt se llevó el bronce pese a ser penalizada con 15 segundos. Miriam Casillas fue la mejor española, llegando la 19ª.