El Complutense Cisneros no tuvo nada que hacer con el equipo rey de España en los últimos años, el VRAC Quesos Entrepinares, quienes ganaron su quinta Copa del Rey consecutiva al vencer 33-15 en la final. Se convierte en uno de los equipos más laureados de España junto a El Salvador, el otro equipo vallisoletano de la máxima categoría.

El pateador inglés Gareth Griffiths fue el hombre más importante del partido, tras lograr 23 de los 33 puntos de su equipo en un partido que comenzó con mucha igualdad pero que los vallisoletanos empezaron a controlar sin dificultad poco antes del descanso.