El norirlandés Rory McIlroy se adjudicó el WGC-Cadillac Match Play al superar en la final al estadounidense Gary Woodland (52), por 4 y 2 en una jornada maratónica para el campeón

El norirlandés Rory McIlroy, número 1 del Ranking Mundial, se ha hecho con el WGC-Cadillac Match Play de golf, disputado en el TPC Harding Park, en San Francisco (California, EE.UU.), al superar en la final al estadounidense Gary Woodland (52), por 4 y 2 en una jornada maratónica para el campeón.
Y es que McIlroy, que con esta victoria se quita la espina de su derrota en la final del mismo torneo de 2012 ante Hunter Mahan, disputó en el mismo día el desempate de cuartos de final ante el inglés Paul Casey (37), aplazada en la jornada anterior por falta de luz, así como la semifinal ante el estadounidense Furyk y la final con Woodland.
El primer trámite lo superó en el primer hoyo jugado hoy: el 22, un par 5 que resolvió en cuatro golpes por cinco Casey; el segundo, la semifinal ante Furyk, quinto del mundo, se dilucidó en un hoyo 18 emocionantísimo, tras un recorrido muy igualado, y en el que McIlroy se puede decir consiguió también media final.
A ese hoyo, un par 5, ambos llegaron igualados Furyk, que entró al green con tres golpes, logró un birdie desde una distancia de 25 pies, pero McIlroy, al que la presión le motiva, entró con el segundo impacto en el rasurado césped y desde 43 pies anotó un eagle en su tarjeta que le valió el pase a la final.
Ante Woodland, McIlroy jugó prácticamente su partido más cómodo del campeonato y, tras un inicio similar -ambos apuntaron un birdie y dos bogeys en los tres primeros hoyos-, el número 1 del mundo tomó ventaja en el cuarto por un golpe de más de Woodland. A continuación, tres birdies consecutivos dejaron el duelo prácticamente resuelto para el campeón, que en la segunda mitad del recorrido sólo tuvo que defender su ventaja ante un Woodland inseguro.
Jim Furyk y el inglés Danny Willet (49) se disputaron el tercer puesto, que se inclinó del lado de este último, que afrontó con más ambición el encuentro que el estadounidense cuya mente aún estaba en ese hoyo 18.
McIlroy se fue de San Francisco con un perfecto 7-0: ganó los siete partidos que disputó en este torneo, incluidos los tres de la fase de grupos.
El campeonato repartió más de 9 millones de dólares en premios, de los que 1.570.000 fueron para el ganador, además de 550 puntos de la FedExCup

Fuente: EFE