España cerró su participación en el Campeonatos de Europa con dos medallas de bronce (K4 1000 metros y K1 200 metros) 



El Campeonato de Europa, que se llevó a cabo en República Checa, el K4 español, compuesto por el asturiano Javier Hernanz, los gallegos Rodrigo Germade y Oscar Carrera y el vasco Iñigo Peña se colgaron la medalla de bronce en la final de K4 1000 metros

La tercera jornada del certamen que se desarrolló en la localidad de Racice tuvo otro podio para España. El protagonista fue Sete Benavides, quien en la final de 200 metros se subió al tercer escalón del podio con un crono de 40.363, en una prueba liderada por el ruso Kraitor

En la misma modalidad, en categoría femenina, Teresa Portela logró una meritoria sexta posición en su retorno a la competición internacional desde que fuera cuarta en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. 

En tanto, en el K1 200 masculino, el vigente subcampeón olímpico Saul Craviotto acabó en el mismo puesto que la palista gallega, superado por el serbio Dragosavljevic (34.708) que se colgaba el oro, el sueco Mennig (34.836) la plata y el lituano Navakauskas (34.912), que se adjudicaba el bronce

Por su parte, el gallego Roi Rodríguez finalizó en la sexta posición en la final de K1 500 con un crono de 1:43.728, mientras que en la final B del K1 500 femenino, la ceutí Isabel Contreras (1:57.724) concluyó en la segunda posición por detrás de la británica Simon (1:57.000)

La jornada tuvo como colofón el sexto puesto para Patricia Coco en la final de C1 200 metros y el mismo premio para Adrián Sieiro y Jacobo Lores en una buena carrera de la C2. En contra, Cristian Toro y Carlos Arévalo fueron la decepción, con una novena posición tras quedarse enganchados con el cajón de salida.

España no corrió tanta suerte en las pruebas de 5.000 metros ya que la zamorana Eva Barrios acabó en un cuarto puesto y se quedó sin opción de medalla por muy poco y el canoísta gallego Diego Romero terminó en la séptima posición.


El resultado del combinado español en esta prueba es una clara demostración de las garantías con las que cuentan de cara a la próxima cita mundialista, el próximo mes de agosto en Milán, donde en juego estarán los pasaportes olímpicos.



Foto: RFEP