Tres partidos consecutivos exhibiéndose en anotación LeBron James, y dos encuentros perdidos seguidos por parte de los Warriors, era lo que había sucedido previamente a este cuarto partido de la final, donde Golden State supo reaccionar con su fantástico juego ofensivo dejando muy tocado en Cleveland a su rival (103-82). De esta forma, la serie se empata a dos y ahora viaja a Oakland, sin factor cancha para ningún equipo.

Se paró la sangría anotadora de LeBron que ésta vez sólo pudo sumar 20 puntos, detenido por la defensa extraordinaria de Iguodala que fue titular, sentando a Bogut, y siendo el hombre de su equipo: 22 puntos y 8 rebotes. Esta vez Draymond Green si tuvo una buena noche, con 17 puntos, 6 asistencias y 7 rebotes, y Curry aportó 22 puntos más, pese a que su "hermano" Klay Thompson seguía perdido. Por su parte, Cleveland, sin Dellavedova ni un estrepitoso JR Smith, el jugador destacado fue Mozgov. El tanque ruso dominó el rebote y la anotación, con 28 puntos y 10 rebotes, quien unido con Tristan Thompson (capturó 13) encabezaron un intento de remontada en el tercer cuarto.

1º cuarto

Harrison Barnes continuaba con sus fallos que en esta serie le están maltratando, y Draymond Green sin despertar en estos primeros instantes. Steve Kerr cambió el quinteto inicial para sacar a Iguodala, pero resultó haber menos confianza y Cleveland arrancó con un 7-0. Después de un parón por tiempo muerto, Golden State salió mucho más activo en ataque, y poniendo más difícil los tiros de LeBron, aventajando al equipo de Oakland 31-24 en este primer tiempo. David Lee se postuló como el pívot estelar de los Warriors.

2º cuarto

La rotación de Golden State se centraba en los jugadores pequeños del perímetro, sin usar aún a Bogut o a Ezeli, por ejemplo. La agresividad en ataque seguía y Cleveland se veía achicado con hasta 15 puntos por debajo. Timoefey Mozgov era el hombre más destacado de los Cavaliers con 11 puntos. LeBron James se llevó un golpe duro con una cámara de televisión tras recibir una falta de Bogut, y produjo un parón en el marcador por parte de ambos equipos. Tras 24 minutos, Warriors tenía en su lado el partido por 52-40, recuperando porcentaje en tiros y defensa a James que solo llevaba 10 puntos.

3º cuarto

El paso por vestuarios parecía que David Blatt había revitalizado a los Cavaliers que empezaron el cuarto con dos triples de Dellavedova y bajando la distancia a 11 puntos. De repente, con Golden State desactivado en ataque, Cleveland lo aprovechó y fueron aproximándose con la reacción del colectivo del equipo de Ohio. Sin pérdidas de balón en la primera parte, Warriors dejaron escapar 3 balones en este cuarto, y además no atacaban en la pintura forzando a Harrison Barnes, el único hombre que solía quedarse solo, a tirar, pero le perseguía su mal tono a canasta (68-64). Además, los rebotes ofensivos de Thompson y Mozgov daban pie a recuperar el mando del encuentro para Cavaliers.

4º cuarto

Partido muy abierto, que comienza la última batalla con 76-70 para Golden State. Corriendo al contragolpe, los de Oakland retomaron los 10 puntos de ventaja. Shaun Livingston dio de qué hablar por su buena segunda parte, además de la recuperación del alapívot Draymond Green, alargando el gran movimiento de balón con muchas asistencias (24) y el ritmo anotador de los Warriors. Una vez más, con el marcador en contra, Cleveland no supo jugar y se olvidaron del partido a 5 minutos del final, terminando con más de 20 abajo.