La etíope Mare Dibaba ofreció el primer título femenino de maratón a su país en la historia de los Mundiales, al imponerse este domingo en Pekín (2h27:35)



Etiopía solo contaba con un título de maratón, en categoría masculina, ganado por Gezahegn Abera, en Edmonton en 2001.

La medalla de plata fue para la keniana Helah Kiprop (2h27:36) y el bronce para la bahreiní Eunice Jepkirui Kirwa, de origen keniano (2h27:39).

"Desde que llegué a Pekín el tiempo era muy caluroso. Tenía miedo de la temperatura en la carrera, pero esta mañana el tiempo cambió y era similar al de mi país, por lo que era más fácil hacer una buena carrera", explicó la ganadora.

La semidesconocida etíope, de 25 años, había quedado este año segunda en el maratón de Boston y se había impuesto en la ciudad china de Xiamen.

Azerbaiyán la nacionalizó en 2009, con el nombre de Mare Ibrahiomova, pero la Federación Internacional (IAAF) descubrió anomalías en su fecha de nacimiento y prohibió su participación en el Campeonato de Europa juvenil.

Finalmente, Dibaba volvió a su país, al que ha ofrecido su primer título mundial.

La etíope llegó al estadio en primera posición, liderando un grupo de cuatro atletas, en el que estaban, además de Kiprop y Kirwa, otra keniana, Jemima Jelagat Sumgong, que se quedó rezagada en el túnel de entrada al Nido del Pájaro.

La etíope aumentó su ritmo y no pudo ser superada por Kiprop y Kirwa.

- Objetivo Rio-2016 -

"Tenía confianza porque mi última vuelta es muy fuerte. Ganar me dio energía para dar una vuelta más de celebración en el estadio", afirmó la etíope.
"Desde ahora me voy a concentrar en el próximo objetivo, que son los Juegos Olímpicos de Rio en 2016", añadió Dibaba.

Tras el kilómetro 35, un grupo de cinco atletas se quedó en cabeza. Junto a Dibaba estaban Kiprop, Kirwa, Sumgong y otra keniana, Edna Kiplagat.

Dibaba estaba acompañada de cuatro kenianas, ya que la bahreiní Kirwa nació en el país africano y cambió de nacionalidad en 2013.

Entre todas ellas, la veterana Kiplagat, de 35 años, era la favorita, debido a sus títulos mundiales en Daegu-2011 y Moscú-2013, además de imponerse en los maratones de Nueva York en 2010 y Londres en 2014, pero la keniana fue la primera que se cayó del grupo, en el km 40.

Por su parte, la peruana Clara Canchanya, 26ª en el maratón en Pekín, fue la primera latinoamericana en la prueba.

Canchanya terminó con un tiempo de 2 horas, 39 minutos y 24 segundos, mientras que su compatriota Hortensia Arzapalo se retiró hacia el kilómetro 30.

La brasileña Roselaine Benites (47ª con 2h49:28) fue la segunda latinoamericana en cruzar la meta, siendo la tercera la cubana Dailín Belmonte (51ª con 2h56:18).


Fuente: AFP