La selección española femenina júnior tuvo que conformarse con la medalla de plata en el Mundial disputado en la localidad griega de Volos, tras caer por 10-13 ante Estados Unidos

Ni el carácter irreductible de la jugadoras españolas que pelearon hasta el final, ni la efectividad de la capitana Beatriz Ortiz, máxima goleadora del conjunto español con tres tantos, fueron suficientes para doblegar a un equipo estadounidense que concluyó invicto el campeonato.
No era una misión fácil para España, que ya cayó por un ajustado 17-16 ante las norteamericanas en la fase previa, sin embargo, las de Xavi Pérez afrontaron sin complejos una final, en la que las españolas tan sólo fueron capaces de aguantar el ritmo goleador de Estados Unidos en el primer parcial (4-4).
Una efectividad que desapareció por completo en los dos siguientes cuartos en los que la selección española tan sólo pudo anotar tres tantos por los siete del equipo estadounidense, que liderado por Aria Fischer y Mary Brooks, afrontó el último período con una ventaja de cuatro tantos (7-11) en el marcador.
Una renta que se amplió todavía más en el último parcial (8-13) antes de la reacción final de España, que con dos goles de Bea Ortíz e Irene González redujo la diferencia, aunque ya sin opciones de evitar que Estados Unidos revalidará (10-13) el título mundial.
Derrota que, sin embargo, no puede empañar la excelente actuación del equipo español, que encadenó en Volos su tercera final mundialista, tras ganar en 2011 a Hungría (11-9) y caer hace dos años, en 2013, ante Estados Unidos (9-7).
Goleadoras del equipo español: Sabugal y Milagros López; Crespi (-), Leitón (2), Castellà (-), Andrea González (-), Irene González (2), Cordobés (2), Beatriz Ortiz (3), Forca (1p) y Mota (-

Fuente: EFE