La Solheim Cup se escapó de Europa en St. Leon-Rot (Alemania) y volará hacia Estados Unidos. Fue de forma dramática, porque las europeas sólo necesitaban sumar 4 puntos de 12 en el día final, al que llegaron cuatro arriba (10-6) gracias a la brillante estrategia de foursomes y fourballs de la capitana Carin Koch.

Sin embargo, ganó la partida la teniente Juli Inkster, que alineó a su constelación de estrellas de manera brillante, en un orden que dio a las americanas 8 victorias en individuales para acabar en 14,5-13,5. La Copa Solheim era americana después de dos ediciones de sequía (Europa ganó 2011 y 2013).