OCTAVOS DE FINAL

FC Barcelona II 25-32 La Rioja
Gijón Jovellanos 20-32 BM Granollers

Huesca 29-31 Ademar León
BM Alcobendas 31-32 BM Benidorm

Adelma 24-29 Villa de Aranda
Puerto Sagunto 25-43 Barcelona

Nava 27-28 Frigoríficos Morrazo
Irún 29-30 Anaitasuna





CUARTOS DE FINAL (9-12 marzo 2016)


Anaitasuna 35-24 Frigoríficos Morrazo
Frigoríficos Morrazo 27-23 Anaitasuna

BM Granollers 27-34 Barcelona
Barcelona 32-24 BM Granollers

Villa de Aranda 26-27 Naturhouse La Rioja
Naturhouse La Rioja 30-26 Villa de Aranda

Ademar León 33-21 BM Benidorm
BM Benidorm 29-30 Ademar León


FINAL FOUR (7-8 mayo 2016)

17:00h
Ademar León 27-33 Barcelona

19:00h
Naturhouse La Rioja 28-31 Helvetia Anaitasuna

FINAL
17:00h
FC Barcelona 33-30 Helvetia Anaitasuna


El Barcelona ha sumado su vigésimo título de Copa del Rey, el tercero consecutivo en su racha más reciente, ante el Helvetia Anaitasuna, el equipo anfitrión que apretó y puso dificultades al todopoderoso club culé. Anaitasuna alcanzó la final, y logra así su clasificación para la Copa EHF. 

Sólo la profundidad de banquillo del Barça, el superior arsenal técnico de sus jugadores, desequilibró el partido en su último cuarto (30-33). El Anaitasuna no se conformó con disputar su primera final; no quiso ser un actor de reparto en La Catedral. Con la dupla Costoya-Silva, la que desarboló en la víspera al Naturhouse, volvió a plantarle cara al Barça, incapaz de sujetar la velocidad del asturiano y los lanzamientos del portugués. 
Xavi Pascual ordenó una defensa en 5-1 en el minuto 14 y terminó la primera mitad con una mixta sobre Costoya. No podía despegarse el Barça, por más que lo intentase a través de un hiperactivo Víctor Tomás, que aparecía por todos los sitios entre la intensa defensa navarra. Fallaron los azulgranas 3 siete metros ante Lorger antes del descanso y el marcador evolucionó equilibrado hasta el 14-14. 

Con nuevas fuerzas a la vuelta del vestuario, el Anaitasuna siguió desafiante, sin dejarse avasallar. Costoya y Silva continuaron su particular producción ofensiva, y hasta en inferioridad numérica su equipo lograba goles que le mantenían a tiro (21-22). A medida que pasaban los minutos crecía la dificultad de aguantar ese ritmo. El Barcelona, más fresco con los cambios, buscó con insistencia al pivote Syprzak para que impusiese su envergadura.Con dificultad, ensanchó la brecha que le daría la victoria (23-28).