Jason Day se reafirmó como número 1 del mundo en The Players, el oficioso quinto major. El australiano dio una demostración de temple en el exigente campo de Sawgrass, donde hizo valer su espectacular renta del primer día en el que fue capaz de irse hasta -9.

En las siguientes jornadas resistió para llegar con una cómoda ventaja a los últimos 18 hoyos en los que siempre mantuvo una distancia de seguridad sobre sus perseguidores, un grupo de jugadores estadounidenses como Chappell, Knost, Duke, Thomas… Day acabó en -15, con cuatro golpes sobre el segundo. Un mundo en Sawgrass.