De nuevo un imperial LeBron James (41 puntos, 11 rebotes, 8 asistencias) se encargó de que su equipo consiguiese una victoria, y esta vez ha servido para empatar las Finales NBA 2016 y forzar el séptimo y definitivo encuentro, que se celebrará en el Oracle Arena. Los Golden State Warriors cayeron derrotados en Cleveland por 115-101 y han echado a perder una renta de 3-1, en un partido donde no lograron mantener el nivel que demostraron los anfitriones y además Stephen Curry (30 puntos, batiendo el número de triples durante las finales: suma 28, uno más que Danny Green) podría ser sancionado tras perder los nervios y lanzar su protector bucal hacia un aficionado. Ha sido la primera vez en su carrera que lo han expulsado por faltas al MVP, y salió enojado por los árbitros, algo que también han demostrado posteriormente en rueda de prensa su mujer (ha denunciado por supuestos amaños) y Steve Kerr.

Sin Bogut y con Iguodala con problemas de espalda, el quinteto pequeño de los Warriors utilizado durante tramos muy largos, es menos efectivo. Los Cavaliers tuvieron un buen arranque, jugaron ante un rival con falta de ritmo ofensivo y con problemas de faltas en dos jugadores vitales: Curry y Draymond Green.

Al espectacular LeBron de anoche se unió el doble-doble de Tristan Thompson (15 puntos, 16 rebotes), y, una vez más, Irving, siendo importante en la primera parte (23). En Golden State solo pudieron disfrutar del triplista Curry hasta que lo expulsaran, además de Klay Thompson que estuvo más que notable en la segunda mitad (25).


1º CUARTO

Los Warriors fríos en ataque (1/8 en tiros de campo), recibieron un 13-2 de inicio. Ya a partir del minuto 7 un triple de Curry rompió la mala racha y el equipo de Steve Kerr comenzó a encestar. Pero el parcial seguía abriéndose, y, con una defensa sin vida de los Warriors y un ataque más que desastroso, permitieron que Cleveland se pusiera +20 (31-11).

2º CUARTO

Tras el inicio devastador de los Cavaliers, el ataque de los de Oakland comenzó a funcionar, y, con un líder como el MVP (18 puntos en la primera mitad, 25 el resto de sus compañeros), que parecía estar solo en Ohio, recortaron hasta ponerse a menos de 10 puntos a falta de algo menos de cinco minutos (38-46). Pero los de Tyronn Lue supieron mantener la compostura en los últimos minutos antes de ir al descanso y cosecharon un 13-5 que parecía dar alas de nuevo a su equipo (59-43). Solo 12 puntos de LeBron hasta el momento, por los 20 de Kyrie Irving.

3º CUARTO

El acierto exterior de los Warriors solo pertenecía a Curry, y esto no ayudaba. Volvía el +20 de ventaja y los visitantes no tenían pinta de encontrar soluciones a la velocidad ofensiva de Cleveland. La historia no cambiaba hasta que Klay Thompson resurgió, y anotó 8 (con dos triples) del 10-0 que lograron para cerrar el tercer cuarto 71-80.

4º CUARTO

Los Warriors comenzaron a remar desde atrás con ganas de hacerse con la victoria. Un triple de Barbosa puso un ajustado 79-86, que se esfumó con las canastas imposibles de LeBron James que devolvió el +10. Intercambio dinámico de canastas que hizo llegar a falta de 4 minutos, con un 87-99 y donde Curry hizo su última falta posible para ser eliminado del encuentro muy enfadado mandando el protector bucal a las gradas. Cleveland sacó del partido a su rival y cerró su tercera victoria en estas finales a falta de tres minutos.