La Federación Internacional de Halterofilia (IWF) ha suspendido a las Federaciones de Rusia, Bielorrusia y Kazajstán por varios casos de dopaje de algunos de sus representantes. Estas naciones no podrán competir durante un año, por lo que sus deportistas se perderían los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

En cada uno de estos países se revelaron al menos tres casos de dopaje gracias al análisis de muestras extraídas en las citas estivales de Beijing 2008 y Londres 2012. El Comité Olímpico Español (COI) ha dado su aprobación y quedarán fuera de los próximos Juegos.

La cumbre olímpica de inicio de semana subrayó la responsabilidad de las Federaciones internacionales en el establecimiento de elegibilidad de sus atletas, especialmente en lo referido a casos de dopaje, indicó en un comunicado.