La selección femenina de Estados Unidos de baloncesto se ha proclamado por sexta vez consecutiva campeona olímpica en Río de Janeiro, el octavo oro de su historia. Una vez más, no han tenido severas dificultades a lo largo del torneo con sus rivales, y ha resuelto todos sus compromisos de manera contundente.

Así lo demuestra la final disputada con España (101-72), una selección femenina histórica que en la primera vez que pasa de cuartos de final consigue su primera presea olímpica, y de plata. Tras una fase de grupos dura con las mismas norteamericanas, las recién campeonas de Europa Serbia y Canadá, donde resolvieron muy bien concluyendo segundas de grupo solo detrás de Estados Unidos con cuatro victorias y una única derrota ante ellas, nos blindaron unos cuartos de final de infarto donde eliminaron a Turquía con un final agónico y que se ganó gracias a la canasta sobre la bocina de Anna Cruz, y unas semifinales extraordinarias donde volvieron a ganar y con más seguridad a las campeonas europeas, Serbia.

Pero en la final no tuvieron nada que hacer a partir de la mitad del segundo cuarto, cuando Estados Unidos empezó a apretar al verse perseguido más que nunca con un triple de Ndour (27-24). A partir de este momento, pusieron la directa para conseguir un nuevo triunfo holgado. Las de Geno Auriemma llegaron al descanso 49-32 con un parcial de 28-15, gracias a un triple Taurasi (17) y a 9 puntos en este periodo de Maya Moore (14 puntos, 4 rebotes, 6 asistencias). Whalen tuvo sus mejores momentos en ataque del todo el torneo durante la final (17 puntos, 6 asistencias).

Estuvo intratable como siempre Alba Torrens (18 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 5 robos). Aunque los puntos en la pintura estuvieron equilibrados (34-32 para España), los rebotes estuvieron indiscutiblemente del lado de las norteamericanas (51-28). El acierto también se hizo notar (58.2% en tiros de dos, 60% en triples (9/15), mientras que España tuvo un 40.7% con 36.8% en tiros de tres), y fueron los principales factores para que cualquier esfuerzo de las españolas fuese anulado.

En la pelea por el bronce, Serbia volvió a ganar a Francia, tal y como hizo en el último EuroBasket, y esta vez sirvió para colgarse una medalla en su debut olímpico. Después de un comienzo tremendamente igualado, las balcánicas se recuperaron con un parcial sin contestación de 16-0 en el tercer cuarto para pasar de 40-37 a 53-40, y desde este punto ya tenían la presea colgada. A destacar los 17 puntazos y 7 rebotes de Milovanovic.

Serbia comenzó con tres derrotas seguidas que olvidaron para buscar la clasificación a cuartos, y, desde entonces, ya no les pudieron parar nadie hasta semifinales que se toparon con las españolas.