La final de los juegos olímpicos de balonmano femenino nos ha dejado a Rusia como campeona olímpica por primera vez en su historia (Aunque la URSS lo habia sido en Montreal 76 y Moscú 80) y dejo a las galas con la medalla de plata (Su primera medalla en balonmano femenino) tras un partido muy duro que fue ganado desde la defensa principalmente. 22-19 fue el resultado final.
Las rusas celebran la victoria
El partido comenzó con las defensas muy intensas en ambas áreas, registrando sólo un 1-1 transcurridos los primeros 5 minutos de la final. Los minutos se sucedían y apenas se conseguían goles, las defensas seguían brillando sobre los ataques (3-3 minuto 15). En este momento final de la primera parte, Rusia conseguía una renta de 4 goles (4-8) pero las paradas de Leynaud y dos 7m consecutivos de Lacrabere acercaban a las galas antes del descanso (7-8) pero una gran reacción terminada por un latigazo de Ana Sen sobre la bocina dio a las rusas una ventaja de 7-10 al descanso.

A la reanudación Rusia encontraba con facilidad el camino a la porteria gala, consiguiendo aumentar su ventaja al 9-13. En este momento apareció en la porteria gala Laura Glausier, que con 4 paradas consecutivas y un ataque inspirado y liderado por Pineau consiguieron igual el marcador (14-14) entre gritos del pabellón alentando a "Les Bleus". 
Sin embargo, tras esto, Rusia consiguió un nuevo parcial de 3-0 lideradas por Sudakova, que practicamente acababa con las esperanzas galas (14-17). Los últimos minutos se sucedieron con intercambios de goles y Francia intentando acercarse en el marcador, pero le fue imposible y el oro volará a tierras rusas tras el 22-19 final.