Último día de esgrima en Rio de Janeiro y plato fuerte para muchos, la espada masculina, donde tras unos emocionantes asaltos de cuartos solo cuatro equipos iban a luchar por las medallas, Italia, Francia, Hungría y Ucrania.

  Primera semifinal, la gran favorita Francia, con Grumier, Jerent, Borel y Lucenay, contra un rocoso adversario Hungría con el campeón mundial y subcampeón olímpico Imre, Redli, Somfai y Boczko, el combate lo dominó desde el principio al fin Francia, no dejando en ningún momento que Hungría pudiera acercase en el marcador como para que el asalto se les fuera de las manos, finalmente 45 a 40 para una Francia imperial.

 La segunda semifinal enfrentaba a los durísimos ucranianos contra los no menos duros italianos, que formaban con Pizzo, Garozzo, Santarelli y Fichera, por parte de Ucrania, Herey, Nikishin, Karyuchenko y Khvorost. El combate se desarrollo siempre a ritmo italiano que controlo en todo momento a sus rivales no dejando desarrollar su esgrima y se acabaron imponiendo por un claro 45 a 33.

 El bronce fue para Hungría que consiguió frenar el empuje ucraniano con una muy buena esgrima que dejaba los intentos de los tiradores rivales en nada y que sus veteranos como Imre, Redli y Boczo impusieron su clase. Resultado final 39 a 37

 La final se desarrollo como estaba prevista y los favoritos franceses no dejaron opción a los italianos que desesperados consiguieron apretar la final pero no consiguieron ponerse por delante en ningún instante lo que dio el oro a Francia por 45 a 31.





IÑAKI OCAÑA