Le ha salido una gran rival a Katie Ledecky para el trono de “Reina de la piscina” en estos Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, y no es otra que la húngara Katinta Hosszu. La “Iron Lady” ha vuelto a dar en esta tercera jornada un fuerte golpe sobre la mesa demostrando su calidad y su sensacional estado de forma.

            Este tercer día en la piscina olímpica de Rio de Janeiro no se le ha dado demasiado bien a la representación española, puesto que por la mañana solo se pudo lograr una plaza para semifinales por parte de Mireia Belmonte en los 200 Estilos femeninos, aunque luego no pudo meterse en la final.

            La sesión vespertina comenzó con las series calificatorias de los 200 Libres femeninos, donde teníamos doble representación. Primero nadó Patricia Castro, que fue octava en la tercera de las series con un tiempo de 2:00:71, lo que la relegó al puesto 34. Melani Costa estuvo en la quinta serie, finalizando quinta en la misma con 1:58:19, tiempo que lo le permitía entrar en las semifinales, quedando decimonovena.

            El mejor tiempo de todas las series fue de la gran Katie Ledecky con 1:55:01, nuevo record olímpico, por delante de la australiana Emma McKeon (1:55:80), de Sarah Sjostrom (1:56:11) y de la italiana Federica Pellegrini (1:56:37). La estadounidense Missy Franklin estuvo bastante floja y fue duodécima con 1:57:00.


            A continuación se disputaron las series de los 200 Mariposa masculino, en la que el español Carlos Peralta luchó por meterse en las semifinales en la misma serie en la que estaba Michael Phelps, pero al igual que había sucedido con nuestras chicas que habían nadado con anterioridad tampoco logró ese objetivo, siendo séptimo en su serie tras marcar un tiempo de 1:56:98, que lo relegaba al puesto 21.

            Sorprendente fue la actuación del húngaro Tamas Kenderesi, que marcó el mejor tiempo de todos con 1:54:73 por delante de su compatriota Laszlo Cseh (1:55:14) y del campeón olímpico de Londres Chad Le Clos (1:55:57). Michael Phelps partirá en las semis con el quinto tiempo. Las eliminaciones mas importantes han sido la del estadounidense Tom Shields y el polaco bronce mundial en Kazan Jan Switkowski.

            La última prueba de la mañana fueron las series de los 200 Estilos femeninos, donde nos llevamos la única alegría de la jornada al clasificarse Mireia Belmonte para las semifinales con el decimoquinto tiempo tras acabar quinta en su serie, parando el crono en 2:12:58. No sucedió lo mismo con la otra española en liza, Africa Zamorano, que tras ser quinta en su serie con 2:14:87 tuvo que conformarse con el vigesimocuarto puesto.

            Katinka Hosszu volvió a exhibirse en estas series batiendo el record olímpico, dejándolo en 2:07:45, y superando en 99 centésimas a la segunda, la británica Siobhan-Marie O’Connor, siendo tercera y cuarta las estadounidenses Melanie Margalis y Maya DiRado, pero ya a mas de dos segundos de Hosszu.


            En la sesión de tarde se disputaron en primer lugar las semifinales de los 200 Libres femeninos, donde en la segunda se enfrentaron las grandes favoritas como anticipo de lo que puede ser la final, y la que golpeó primero fue Sarah Sjostrom, que le dejó muy claro a Katie Ledecky que no va a tener fácil lograr su objetivo y la superó en el cara a cara. Sjostrom hizo una marca de 1:54:65 por el 1:54:81 de Ledecky, con Federica Pellegrini agazapada en tercer lugar con 1:55:42, aunque no se puede descartar nunca a la plusmarquita mundial. En un segundo plano podrían aparecer en la final la china Duo Shen o la australiana Emma McKeon. Se presenta apasionante esta final.

            La gran Missy Franklin, tal y como se pudo ver en las series de la mañana, no ha llegado en su mejor momento a Rio y se quedó sin final al ser última en su serie con un tiempo de 1:57:55, lo que le daba la decimotercera posición final.

            La primera final de la tarde era una de las más esperadas de la competición, los 200 Libres masculinos, y no estuvo carente de emoción. Chad Le Clos salió totalmente lanzado desde el inicio, manteniendo la primera posición desde el principio, llegando al primer giro con más de un segundo de ventaja sobre el resto de rivales. Poco a poco le fueron recortando la ventaja tanto Sun Yang como Conor Dwyer, hasta el punto de dar el último giro los tres en un pañuelo, aún con ventaja para Le Clos. En el último largo apareció el poderío de Sun Yang, que se lanzó desbocado a por el oro dejando atrás a todo el mundo para acabar ganando claramente con 1:44:65, quitándose así la espina de su derrota en 400. En la lucha por la plata fue Chad Le Clos quien se llevó el gato al agua por solo tres centésimas (1:45:20) sobre Conor Dwyer (1:45:23), que fue bronce. El resto no pudo aguantar el ritmo de los tres primeros, siendo James Guy cuarto, Paul Biedermann sexto y Kosuke Hagino séptimo, que también aspiraban a medalla.


            Y si no había quedado suficientemente claro desde el primer día, Katinka Hosszu también ha llegado a estos juegos a arrasar, y en la final de los 100 espalda femenino lo volvió a demostrar, colgándose el oro sin ser la favorita. Su segundo largo fue impresionante tras pasar sexta en el giro, superando por potencia a todas sus rivales y marcando un crono final de 58:45. La lucha por las otras dos medallas fue tremendamente igualada, siendo la plata para la estadounidense Kathleen Baker con 58:75, mientras que solo una centésima por detrás llegaban la canadiense Kylie Masse y la china Yuanhui Fu para compartir la medalla de bronce con 58:76. La vigente campeona mundial Emily Seebohm acabó cediendo su corona olímpica tras haber pasado primera en el primer largo para acabar séptima.


            El estadounidense Ryan Murphy se quedó a solo 3 centésimas de batir el record mundial de su compatriota Aaron Pearsol en la final de los 100 Espalda masculino, siendo el segundo nadador en la historia en bajar de los 52 segundos, y su 51:97 fue suficiente para conseguir el oro con record olímpico tras realizar un gran segundo largo. La plata fue para el chino Jiayu Xu (52:31) y el bronce para el también estadounidense David Plummer (52:40). Al igual que pasó con su compatriota Seebohm, Mitch Larkin se quedó fuera de las medallas al acabar cuarto a tres centésimas de Plummer, siendo quinto Camille Lacourt.


            En la última final de la tarde, los 100 Braza femeninos, la estadounidense Lilly King fue la vencedora en su cara a cara con Yulia Efimova y se hizo con el oro siendo primera de principio a fin y batiendo el record olímpico con 1:04:93, aguantando con solvencia el empuje final de la rusa, que fue plata con 1:05:50 entre el abucheo del público asistente, por lo que parece ser que a la gente no le ha gustado nada que fuese readmitida en los Juegos tras la polémica del asunto sobre el dopaje ruso. El bronce fue para Katie Meili con 1:05:69, dando muestras del poderío de la nueva generación de jóvenes nadadoras estadounidenses. La china Jinglin Shi fue cuarta, mientras que Ruta Meilutyte solo pudo ser séptima.


            Planea en el ambiente una gran sorpresa en los 200 Mariposa masculinos tras los resultados de las series de la mañana y los de las semifinales, puesto que en el duelo a tres bandas entre Phelps, Cseh y Le Clos se ha metido un infiltrado en la figura del húngaro Tamas Kenderesi, que no conforme con ser el mejor de las series también ha hecho el mejor tiempo en las semifinales con 1:53:96, batiendo en su semifinal en el cara a cara y remontando en el último largo a Michael Phelps, segundo mejor tiempo total con 1:54:12, mientras de Laszlo Cseh y Chad Le Clos quedaron a mas de un segundo de los dos primeros. ¿Será Phelps, que cuenta con el apoyo incondicional del público, capaz de ganar su vigésimo oro olímpico y evitar la sorpresa?. Mañana lo comprobaremos…

            Las última prueba que se disputó en esta tercera jornada fueron las semifinales de los 200 Estilos femeninos, donde contábamos con la presencia de nuestra Mireia Belmonte. Por desgracia, Mireia no se pudo meter en la final tras finalizar su serie en octava posición con 2:13:33, lo que le situaba en la decimosexta posición final.


            Tras una maratoniana jornada para ella, Katinka Hosszu “solamente” pudo hacer el segundo mejor tiempo de cara a la final (2:08:13). Siobhan-Marie O’Connor se perfila como la principal rival de la húngara en la final tras lograr el mejor tiempo con 2:07:57. También habrá que tener en cuenta a Maya DiRado (2:08:91) y a la campeona olímpica de Londres, la china Shiwen Ye (2:09:33).

Ignacio Ortiz

@00CAFETERO