Tercer día en la esgrima olímipica y turno para las gladiadoras del arma más rápida de las que componen el programa, un torneo que nos dejo un gran sabor de boca a los aficionadoas a este bello deporte con unos asaltos llenos de acciones técnicas y de mucha belleza.

 En cuanto al desarrollo del torneo la fase decisiva para entrar en las finales el tablón de 16 fue el que deparó las mayores sorpresas dejando fuera de competición a las dos estadounidenses Muhammad y la bicampeona olímipica Zagunis caían no sin presentar batalla ante la francesa Cecilia Berder y la tercera rusa Dyachenko, aqui estuvo a punto de caer también la a la postre medalla de plata Velikaya ante la francesa Lembach remontando dos puntos de verdadero infarto.
 Ya en semifinales hubo dos enfrentamientos de lujo entre Sofya Velikaya de Rusia contra Manon Brunet de Francia, lo mismo que le pasó en su combate de octavos de final Velikaya tuvo que sufrir hasta el final remontando desde el 14-13 para alzarse con una victoria in extremis, en la otra semifinal tuvo otro cariz ya que desde el principio Yana Egorian de Rusia tuvo el asalto controlado ante la número dos del mundo la ucraniana Olga Kharlan que otro año más se queda con la miel en los labios de ser campeona olímpica, el resultado final refleja una superioridad manifiesta de Egorian (15-9).



 El asalto por la medalla de bronce iba a ser una batalla, que se iba a asaldar en favor de Kharlan donde la francesa nunca pudo plantar cara y el resultado así lo refleja un 15 a 9 inapelable para la ucraniana que obtuvo el premio menor de una medalla de bronce con sabor amargo.

 La gran final se presentaba entre dos tiradoras que se conocen perfectamente y eso se noto en el desarrollo del asalto ya que ambas iban jugando sus cartas y aprovechando sus punto fuertes ante su rival, finalmente fue Egorian que impuso su estilo en final de infarto donde supo tener sangre fría y hacerse con la medalla de oro por ajustadísimo 15 a 14, gran combate el de la final con una gran variedad de tocados y donde el numerosos público pudo vibrar ante el empuje de ambas contrincantes.



Hoy turno para la espada masculina.

IÑAKI OCAÑA