El equipo japonés deja sin el oro a China, gran favorita y campeona olímpica en los juegos de Londres y Pekín.

Tras cuatro rotaciones con Rusia liderando la competición, Japón consiguió remontar en la cuarta rotación con unos ejercicios de suelo simplemente brillantes. El japonés Kohei Uchimura, vigente campeón olímpico, dejó insólitos a los espectadores al cerrar la competición con su ejercicio en suelo. El resto del equipo japonés también hizo una competición espectacular, al igual que los Rusos.

La plata fue para Rusia con una puntuación de 271'453 y finalmente, el bronce fue para China, con una puntuación de 271'122.