Kevin Owens se convirtió en el flamante Campeón Universal de la WWE tras recibir una sorprendente ayuda de Triple H, quien ingresó a la pelea para eliminar primero a Roman Reigns, y después sorprender a Seth Rollins, el principal beneficiado hasta ese momento.

Kevin Owens había conseguido la primera eliminación de la noche al dejar tendido en el cuadrilátero a Big Cass. Sin embargo, todo se tornaba complicado para el 'KO' con las presencia de Seth Rollins y Roman Reigns.

Para buena fortuna de Kevin Owens, apareció con un traje formal y un carácter furibundo el recordado Triple H. La 'Autoridad' se deshizo de Roman Reigns aplicándole su pedrigree.