A las retiradas de dos enormes jugadores que han marcado una época en estos últimos 20 años en la NBA, como son Kobe Bryant y Tim Duncan, se les une uno más, el grande Kevin Garnett. Tras varios días de incertidumbre y rumores de si renovaba o no en su equipo de siempre, los Minnesota Timberwolves, el ala-pívot de ya 40 años decidió anunciar que se retira en un vídeo subido a Instagram y que no completará el año de contrato que le queda. El equipo lo dejó en libertad y le pagará todo su salario de 8 millones previsto para esta temporada.



En 21 años como profesional, Garnett no cabe duda de que ha marcado un antes y un después tras pasar por la mayor liga de baloncesto del mundo, considerado como uno de los mejores defensores y luchadores en la historia de la NBA. 

Comenzó su andadura en los Timberwolves cuando fue elegido en el 5º puesto de la primera ronda del draft de 1995, y pronto se haría jugador franquicia. Estuvo 12 años demostrando su espectacular baloncesto en Minnesota, incluyéndose en el segundo equipo de All-Rookie y llegando a ser el MVP del All-Star en 2003 y el MVP de la temporada en 2004. Pero en su paso en los Boston Celtics cuando recibió su mayor recompensa: campeón de la liga formando un histórico Big-Three junto a Paul Pierce y Rajon Rondo, su primer único anillo, en la temporada 2008, donde fue declarado como el mejor jugador defensivo del año. Ese año se recobraba vida la rivalidad mítica entre Celtics y Lakers, equipo que jugaron las Finales y donde Boston regresó 21 años después (1987).

Pero en 2013 el equipo de Massachusetts decidió definitivamente de rejuvenecerse y comenzar de cero a una plantilla que se había quedado ya sin gasolina, prescindiendo de Garnett y Pierce, y al año siguiente de Rondo. Entonces el ala-pívot tuvo un breve paso en Brooklyn Nets (2013-2015) donde se empezó a notar que los años van pasando factura, y, en vista seguramente de una retirada ideal, decidió el año pasado volver a su equipo del alma, Minnesota Timberwolves.

También destacan sus 14 participaciones en el All Star en 1997, 1998 y de forma initerrumpida del 2000 al 2011. La NBA lo incluyó sus mejores quintetos ofensivos del año hasta en 9 veces, 8 en los conjuntos defensivos. Y no nos olvidemos su paso por la selección estadounidense, con la que ha sido campeón del FIBA Américas en 1999 y campeón olímpico en Sydney 2000.

Sin duda la liga echará de menos a una nueva leyenda, de nombre Kevin Garnett, que ha dado espectáculo durante 1462 partidos de temporada regular, promediando 17'8 puntos, 10 rebotes, 3'7 asistencias, 1'4 tapones, 1'3 robos y 34'5 minutos sobre el parquet, casi nada.