El atleta Santiago Sanz participó en los 1500 metros T52 donde había esperanzas de lograr la décimo octava medalla para la delegación española. Pero el corredor ha quedado en 5ª posición con un tiempo de 3:55.90 y no podrá repetir las medallas conseguidas en Sidney y Atenas. Tiene una plata y un bronce en 5.000 metros, bronce en 800 m y una plata en 1.500 metros en los cinco Juegos Paralímpicos que ha participado, por lo que parece que la prueba de los 5000 será el plato fuerte.

El oro ha sido para el estadounidense Raymond Martin con un espectacular tiempo (3.40.63) consiguiendo batir el récord paralímpico. La plata ha ido a parar al japonés Tomoki Sato y el bronce para el tailandés Pichaya Kurattanasiri.

Por otra parte, el 5.000 metros pero en categoría T13, Gustavo Nieves era el único español que había conseguido el pase para la finalísima. El atleta vigués no ha podido tener peor suerte y ha tenido que abandonar durante el desarrollo de la misma. La carrera ha estado protagonizada por el duelo en cabeza del trío formado por el keniata Henry Kirwa (oro), el marroquí El Armin Chenthouf (plata) y el canandiense Guillaume Ouellet. La salida ha sido más rápida de lo esperado y los tres corredores han tomado la iniciativa desde el primer minuto. Finalmente, el norteamericano sufría la dureza de la carrera y quedó relegado a la 4ª plaza en lugar del tunecino Bilel Aloui.

En la participación femenina, la campeona de Europa en 800 metros, Melani Berges, junto a su guía Sergio Sánchez Palancar, han conseguido el pase a la final de los 400 metros T12 con un tiempo de 57.52, y quedando primera de su serie, por delante de la tunecina Najah Chouya y la mexicana Daniela Velasco.

Sin embargo, Izaskun Osés, subcampeona de Europa de los 400m también en Grosseto, no ha podido clasificarse para esta final al quedar tercera de su serie con un tiempo de 59.80 segundos.