El equipo de España de la modalidad S9-S10 es el único que queda vivo en Río de Janeiro y se han enfrentado en las semifinales a Polonia. Con sufrimiento y un buen nivel de juego, el equipo español ha conseguido vencer a los centroeuropeos por 2-1 y se jugará el metal de oro contra China, que venció a Francia por 2-0.

El equipo que España sacaba a pista para enfrentarse a Polonia lo conformaban el abanderado, José Manuel Ruíz, y Jorge Cardona, que se enfrentarían a los polacos Piotr Grudzien y Patryk Chojnowski. El extremeño Juan Bautista Pérez es el tercer miembro de este equipo.

El partido fue muy igualado, y aunque España se puso con una clara ventaja al ganar los dos primeros sets (11-4 y 14-12), los polacos reaccionaron de manera inmediata y empataron el partido con un 9-11 y 4-11. En el último set, la pareja española venció cómodamente 11-6 y pusieron el 1-0 en el marcador a favor de España.

En el segundo encuentro, por España jugó José Manuel Ruíz, que se enfrentaría a Patryk Chojnowski. Con menos suerte en este encuentro, el palista granadino siempre fue a remolque en el marcador tras perder los dos primeros sets por 7-11 y 4-11. El andaluz tuvo que tirar de garra para darle emoción al partido al conseguir la victoria en el tercero (11-5), pero la alegría duró poco, pues el polaco cerró el empate para los suyos con el 13-15 que dejaba la eliminatoria 1-1. 

En el tercer y último partido, el decisivo, Jorge Cardona y Piotr Grudzien se jugarían el pase a una final paralímpica y asegurar una medalla para el equipo. El primer set lo ganó el palista español (11-6), pero Grudzien reaccionó en el segundo (6-11). El polaco aprovechó la inercia obtenida por el empate para ponerse por delante en el momento decisivo con un 8-11 que dejaba a Polonia a un solo set de la victoria. Pero el aragonés se resistía a morir y volvía a poner el empate a dos mangas con un 11-7. El último parcial marcaría la final para ambas selecciones, y Jorge Cardona no se achicó para derrotar al polaco por 11-7.