Andrea Blas ha hecho oficial a través de sus redes sociales, su retiro del waterpolo profesional. La jugadora zaragozana de 24 años, que actualmente militaba en la Escuela Waterpolo Zaragoza, era una de las jugadores más destacadas del conjunto aragonés y contaba con una trayectoria envidiable en el apartado internacional con la selección española.

Una lesión en el hombro sufrida en la final del Campeonato de Europa de 2014 ha lastrado el rendimiento de la jugadora durante los dos últimos años. Blas se perdió la primera mitad de la temporada 2014-2015 y, pese a que regresó a inicios del año pasado, se vio obligada a operarse en mayo de 2015. Los problemas físicos impidieron a la jugadora del Zaragoza formar parte de los éxitos más recientes de la selección, en la que había sido fija hasta el inicio de sus problemas.

"Llega un día en que tienes que tomar una de las decisiones mas difíciles de tu vida... y ese día para mí ha llegado... Después de muchos años disfrutando de lo que más me gusta, por varias circunstancias he de decir adiós a mi pasión. Con lágrimas en los ojos y con un gran dolor me despido de mi colonia favorita...el cloro. Pero no siempre una tiene lo que quiere...y aunque duela hay que seguir adelante. Por último, muchísimas gracias a todas las personas que siempre me han estado apoyando, porque sin vosotros no hubiera llegado hasta donde he llegado, todo lo que soy es gracias a vosotros",

Andrea Blas logró su primer triunfo colectivo en las categorías inferiores de la selección española de waterpolo femenino, cosechando una medalla de bronce en el Europeo Juvenil disputado en Grecia en el 2007. Apenas cuatro años después, la waterpolista zaragozana se coronaba como campeona del Mundial Júnior en Trieste 2011, localización en la que también se llevaría la corona del Torneo Preolímpico un año después.


Sin embargo, sería en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 cuando Andrea Blas alcanzaría la cima de su carrera deportiva como internacional española con la selección absoluta. La gesta de las waterpolistas acabaría culminando en una medalla de plata olímpica que se convirtió en el preámbulo de lo que sucedería tan solo un año después en Barcelona. La senda del triunfo de la aragonesa la llevó a los campeonatos del Mundo de natación del 2013, en los que la selección cerraría una etapa gloriosa obteniendo el oro.