Las Minnesota Lynx se mantienen con vida tras recuperar el factor cancha en Los Angeles al ganar por 85-79 en el cuarto partido de las WNBA Finals 2016. Con 2-2 en el global, el anillo de esta temporada se decidirá en el quinto y definitivo encuentro que se disputará en el Target Center de Minnesota, donde las locales podrían revalidar el título y conseguir así Anna Cruz su segundo entorchado. La española estuvo sobre la cancha 7 minutos y repartió 2 asistencias y robó un balón en este partido.

La estrella fue una vez más Maya Moore, la mejor jugadora del duelo con 31 puntos, 9 rebotes y 5 asistencias en un partido de de máxima igualdad que se definió en los últimos instantes. Sylvia Fowles también fu importante en su equipo con un doble-doble de 10 puntos y 13 rebotes.  Por otro lado, Chelsea Gray destacó en el equipo angelino con 20 puntos y 3 rebotes, junto a Kristi Toliver (15) y Ogwumike (11 puntos, 8 capturas).

El partido fue de alta tensión y con mínimas ventajas. Ninguno de los equipos finalistas conseguía escaparse en el marcador, y todo quedó por decidirse en el último minuto. Tras dos pérdidas de balón de Lindsay Whalen y Candance Parker, la propia Parker hizo falta sobre Rebekkah Brunson, quien no falló desde la personal para colocar el 77-81 en el marcador a falta de 12.5 segundos, ya todo un mundo para que las Sparks pudieran remontar.