A sus 23 años Marc Márquez ha hecho historia conquistando su tercera corona en Moto GP. Es el piloto más joven en sumar tres mundiales en la categoría reina. Lo tenía todo de cara para terminar ganando el Mundial, pero nadie podía imaginar que sería en Japón, donde terminó ganando la carrera de Motegi y, su gran perseverancia y los abandonos de Valentino Rossi y Jorge Lorenzo, han convertido la victoria nipona en título mundial.

Una vez el semáforo se puso en verde, sus rivales hicieron las cuentas por él para ser campeón del mundo cuanto antes. Marc lideraba la carrera después de unas vueltas de dominio de Jorge Lorenzo, quien junto a Valentino Rossi se quedaorn intentando seguir su rueda. 

Los dos pilotos de Yamaha forzaron tanto la moto que dieron con ella en el suelo. Primero fue Rossi, que quedaba fuera de la pelea con una caída en la curva 10 a falta de 18 vueltas. Solo Lorenzo, que defendía el título, podía evitarlo. Con lo que Jorge no contaba era con otros dos invitados: Andrea Dovizioso y Aleix Espargaró, que se pegaron a él para añadirle tensión a la carrera.

A falta de 9 vueltas, Lorenzo se cayó y la euforia se desató en el box de Marc Márquez. El de Cervera mantuvo la calma y pasó la línea de meta en primera posición, por delante de Andrea Dovizioso y Maverick Viñales, quien bajó del podio a su compañero de Suzuki Aleix Espargaró. Ya solo quedan tres pruebas: Phillip Island, Sepang y Ricardo Tormo.

El piloto de Repsol Honda añade este título a los conseguidos en 2010 (125 c.c.), en 2012 (Moto2) y 2013 y 2014 (MotoGP).