Estados Unidos recuperó en el Hazeltine National Golf Club, en Chaska (Minnesota), la Ryder Cup, competición bienal que en las tres últimas ediciones había conocido la victoria europea (2010 en Gales, 2012 en Chicago y 2014 en Gleneagles), y que el equipo americano se adjudicó con un marcador final tras los 12 individuales de 17-11. EEUU necesitaba sumar en el último día de competición 5 puntos y al final hizo subir al marcador 7'5.

Ryan Moore, que estaba dos hoyos por detrás de Lee Westwood en el tee del hoyo 16, le dio la vuelta a su partido con un eagle en el par 5, un birdie en el 17 y un par en el 18, teniendo el honor de dar el punto definitivo que superaba la barrera de los 14'5 necesarios (Moore puso el 15-10) al equipo de Davis Love III.

La apuesta de Darren Clarke de intentar sumar seis triunfos en los primeros seis individuales no se cumplió, al ganar el primer partido Patrick Reed a Rory McIlroy por un hoyo y perder Justin Rose el suyo, que dominó pero no remató en los greens ante Rickie Fowler.

Cumplieron Henrik Stenson ante Jordan Spieth, Thomas Pieters (extraordinaria Ryder la del belga, con 4 puntos de 5 posibles, récord de un rookie) y Rafa Cabrera (enorme la actuación del canario en su primera participación con 2'5 puntos de 3 posibles) con sus victorias. Mientras, Sergio García, en otro duelo vibrante, consiguió medio punto en un partido sencillamente memorable ante el veterano zurdo Phil Mickelson, y en el que el español firmó 9 bajo par en el día contrarrestando todas las estocadas en forma de putts embocados por ‘Lefty’ hasta el último hoyo.  Fuente