En el pasado PPV de Hell in a Cell tuvimos dos nuevas caras de campeones para el programa de WWE RAW. Charlotte vuelve a ser la campeona femenina tras la primera lucha de la historia en una celda, mientras que Brian Kendrick pudo alzar el cinturón crucero.

En primer lugar, TJ Perkins se enfrentó a Kendrick por el Cruiserweight Championship y perdió el título ya que no pudo resistir al Captain’s Hook tuviendo que rendirse. El combate acabó cuando Brian comenzó a dolerse y la pelea tuvo que detenerse, pero cuando Perkins se acercó a ver qué le pasaba, fue sorprendido con un candado al cuello presionado por la espalda y no aguantó. Kendrick, el veterano luchador, es la primera ocasión que consigue un cinturón individual en WWE, tan solo había sido campeón por parejas dos veces junto a Paul London.

Y en segundo lugar, en la primera vez de la historia que las chicas protagonizan el evento principal de un PPV, Sasha Banks sucumbió ante Charlotte y perdió el Women's Championship de RAW en un combate en el que las mujeres demostraron que pueden luchar igual, o incluso mejor.

Previamente, Banks había sido golpeada contra la mesa de comentaristas y parecía que tenía que ser trasladada para recibir atención médico, pero regresó enfurecida al ring para defender el título plantando cara. La celda de la jaula, sillas y mesas sirvieron para atizarse la una a la otra en un combate extremo e histórico. Finalmente, la hija de Ric Flair se coronaría por tercera vez campeona tras tirar a Sasha Banks contra una mesa y aplicar el Natural Selection.