El Club Patín Vic logró por primera ocasión en su historia la Copa Intercontinental de hockey sobre patines al vencer en la final, disputada ante su público, al Atlético Huracán de Buenos Aires (Argentina) por 5-1, en un partido que dominó de principio a fin.

El conjunto catalán, subcampeón de la Liga Europea del 2015 ante el FC Barcelona, que renunció a jugar la final, se adueñó del encuentro desde el primer momento, no dejando a su rival que tuviese ocasiones de peligro hasta bien avanzado el partido. Un tiro cruzado de Cristian desde el extremo del área sirvió para inaugurar el marcador a los seis minutos, y, poco después el veterano "Mia" Ordeig firmaba el 2-0 en una gran jugada a pase de Burgaya. Poco después marcaba Presas, y, de pena máxima, Bancells batía al arquero argentino para sentenciar la final antes del descanso (4-0).

El Vic bajó el ritmo en el segundo tiempo y el cuadro argentino arriesgó más, quizá demasiado tarde y casi sin cometer faltas, porque Barreiro supo estrenar el casillero del Huracán en un rápido contraataque dirigido por Ginestar. El tanto sudamericano fue una anécdota, pues el Vic siguió dominando a placer a su rival, e incluso el goleador Cristian logró un quinto tanto. 

El Vic es el tercer equipo español en lograr el título, que consiguió antes en cinco ocasiones el FC Barcelona, por otras tantas el Liceo de La Coruña, y una el Reus Deportiu, por lo que España ha logrado la Intercontinental en doce de las dieciséis ediciones disputadas.