Nos acaba de llegar un documento que refleja el sinsentido por el que pasan los deportistas que nos representan en campeonatos mundiales de modalidades deportivas minoritarias (o no tanto, pues la Federación de Tiro tiene más de 55.000 federados), pero que no reciben el apoyo de sus federaciones.



La Federación española de tiro olímpico en esta comunicación insta a los seleccionables  para participar en el campeonato del mundo a pagar 500€ por su preinscripción al Campeonato del mundo de IPSC.



Actualmente los federados de IPSC, pagan sus cuotas de federado, que oscilan entre los 60€ de Toledo y los 360€ de Madrid, aunque este último incluye un campo de tiro donde pueden entrenar 4 días al año y donde hay 7 competiciones. Lo mas triste es admitir que hay provincias donde hay tiradores y no hay tiradas ni entrenamientos autorizados en todo el año.

Además de la cuota, los precios de las competiciones a las que he asistido este año, han oscilado entre los 30 y los 100€ (500€ en el caso de este campeonato del mundo) por inscripción, y que pagan TODOS LOS FEDERADOS al menos una vez cada 365 días para mantener la licencia de armas que la Guardia civil con tanto recelo nos da, aunque somos muchos los federados que hacemos todas las tiradas que nos permite nuestra economía y nuestro trabajo.

A ese importe también hay que sumarle el certificado de actividad deportiva del que acabamos de hablar, que las federaciones expiden, y cobran, para justificar la renovación de la licencia de armas, que muchas federaciones te cobran a razón de 50€.

Por todo esto, creo que ninguno de los que lean estas líneas, entenderá que la Federación cobre a los Deportistas de Alto Nivel 500€ por representar a tu país en un campeonato del mundo.

Y encima este coste de inscripción se ve incrementado por el alojamiento, dietas y transporte hasta el campeonato.... Los deportistas pagan hasta el chándal oficial de la Federación aunque muchos no lo reciben hasta meses después del campeonato, como ha ocurrido en el europeo que acaba de celebrarse en octubre de este año en Hungría.

Esperemos que las elecciones que se están celebrando en la Federación cambien un poco las tornas y se empiece a tratar a los deportistas como la base de las federaciones.