En TNA hay un nuevo campeón, y es Drew Galloway. El escocés se convirtió en el nuevo Grand Champion al derrotar a Moose en el combate principal y estrella del último programa de Impact Wrestling.


Este cinturón es característico porque se pone en juego en un estilo de pelea excepcional. Al mejor de tres rondas, decididos por los jueces, o por pinfall o sumisión antes de finalizar el tiempo, son las formas de obtener el triunfo. Así, ambos luchadores ganaron una ronda cada uno para llegar a la tercera y definitiva donde se decidiría el combate.

Finalmente Galloway se llevaría la victoria pero de forma sucia, pues golpeó las partes bajas de Moose y con el Claymore consiguió sorprender a su rival y que la cuenta de tres se efectuara para cerrar el combate antes de consumir el máximo tiempo permitido.

Cabe recordar que Galloway alcanzó la final del torneo que decidiría al primer campeón de este título en Bound For Glory, y, sin embargo, una lesión lo apartó del mayor evento de TNA permitiendo que Eddie Edwards, al que venció en la semifinal, tuviera una oportunidad por el Grand Champion.

De esta forma, el escocés logra por primera vez este título y acaba con el reinado de 50 días de Moose. Parece que ambos luchadores pueden despertar una nueva rivalidad.