La selección brasileña se proclamó campeona de la Copa Mundial de fútbol playa de la FIFA, aumentando su récord de entorchados a cinco. La final se celebró en el National Beach Soccer Arena de Nassau.

Brasil necesitó solo 14 segundos para abrir el partido. Mauricinho aprovechó una pérdida en el medio para decantar rápido la final. Poco después, el goleador se convirtió en asistente de Datinha, quien no perdonó desde cerca. A pesar del doble golpe recibido, Tahití tuvo una oportunidad de oro en los pies de Teva Zavaroni, pero la defensa sudamericana abortó una diana cantada en las gradas.

El segundo acto arrancó parecido al primero. Mauricinho puso el tercero para crear una distancia a la postre insalvable. Y Tahití, aunque no bajó nunca los brazos, se encontraba con el arquero Mao unas veces, y falta de puntería en otras ocasiones. Un intercambio de travesaños sin recompensa puso fin al periodo.

En el tercero y último, con la final muy a favor de los brasileños, un cuarto gol de Catarino desde el suelo terminó de hundir al equipo oceánico. Un posterior doblete de Daniel aumentó el marcador hasta el 0-6 definitivo que aupó a Brasil a lo más alto seis años después.


FASE DE GRUPOS

CUARTOS DE FINAL

Suiza 3-4 Irán OT
Paraguay 4-6 Tahití
Italia 5-1 Senegal
Brasil 4-3 Portugal

SEMIFINALES

Irán 1-1 (2-3) Tahití
Italia 4-8 Brasil

3º - 4º PUESTO

Irán 5-3 Italia

FINAL

Tahití 0-6 Brasil