Un tenso Gran Premio de Austria, en el que la lluvia no llegó, ha arrojado la segunda victoria de Valtteri Bottas en esta temporada con Mercedes. En realidad, el finlandés fue el que salvó el día para las 'flechas plateadas', con una salida al límite del nulo (fue investigado sin consecuencias) y una carrera perfecta para contener a Sebastian Vettel.

El alemán de Ferrari mantuvo el segundo sin problemas ante un Ricciardo que bastante tenía con contener a Hamilton. Vettel se marcha con 171 puntos de Spielberg, por los 151 de Lewis, cuarto al final, por lo que amplía su ventaja.

Sólo las tres últimas vueltas tuvieron la emoción de ver a un Hamilton desatado, intentando cazar el podio del Red Bull de Daniel Ricciardo (quinto consecutivo para el 'aussie'), mientras Vettel hacía lo mismo por la victoria con Bottas, éste de forma más testimonial que real. 

Ni Carlos Sainz ni Fernando Alonso pudieron terminar la carrera. Sainz se encontró con un coche sin prestaciones, con problemas de motor desde la primera vuelta y viéndose adelantado por casi todos los rivales. Tras la parada en boxes, el madrileño no podo continuar y enfiló el camino de garaje en la vuelta 46. Por otro lado, un Kvyat descontrolado bloqueó los frenos en la primera curva y deslizó hasta topar con el MCL32 del asturiano. Éste, a su vez, se fue directo contra Max Verstappen y ambos finalizaron su competición en Austria. FUENTE