La selección española masculina se alzó con su decimoséptimo Mundial de hockey patines. Ganó a Portugal en la final de los World Roller Games, evento que pretende englobar los Mundiales de las diferentes modalidades de patinaje sobre ruedas. Logró la victoria en los penaltis tras empatar Portugal el partido a cuatro segundos del final. Casanovas marcó el tiro decisivo. La defensora del trono Argentina se tuvo que conformar con el bronce que ganó a Italia por 4-2.

España se puso por delante en el marcador en el primer tiempo por partida doble con tantos de Albert Casanovas y Jordi Adroher: 2-0 al descanso. La reacción de Portugal se produjo en la segunda parte. Igualó a dos el choque: Helder Nunes marcó en el minuto 26 y tres minutos después Gonçalo Alves logró el empate a dos. 


A 11 minutos del final, Edu Lamas logró el tanto de la victoria. Aprovechó un rebote en el área para poner el 3-2. Portugal tuvo la última oportunidad a cuatro segundos del final, tras una falta de Raúl Marín castigada con tarjeta azul, y no la desaprovechó. Helder Nunes se encargó de ejecutar el libre directo y por dos ocasiones rechazó el meta Xavi Malián, pero al tercer remate el jugador luso marcó.

En la prórroga no se movió el marcador, aunque Portugal cerró el tiempo extra con un lanzamiento que se estrelló en el poste. El título se decidió en los penaltis, Albert Casanovas anotó el penalti decisivo en el quinto lanzamiento para ganar la tanda por 2-1.

España se toma así la revancha del Mundial de 2015, cuando perdió la final ante Argentina tras ganar los cuatro Mundiales anteriores. También rompe su sequía de títulos tras quedarse sin ganar los dos últimos Europeos (2014 y 2016).



ELIMINATORIAS