Niklas Edin, abanderado de Suecia
Este mediodía (hora peninsular) se ha celebrado la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018. En ella, en el desfile de atletas, Niklas Edin ha sido el encargado de portar la bandera sueca. Un hombre que ha perseguido con gran tenacidad su sueño olímpico durante los últimos años y que a día de hoy es uno de los mejores jugadores de curling del mundo. 

En los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 Suecia consiguió la medalla de bronce en la competición de curling masculino. Tras perder en semifinales ante Reino Unido, el equipo formado por Niklas Edin, Sebastian Kraupp, Fredrik Lindberg y Viktor Kjall, venció a China y se hizo con el meritorio tercer puesto, por detrás de Canadá (oro) y el equipo británico (plata).

Pese al buen resultado cosechado en Sochi, al igual que muchos otros equipos al final de cada ciclo olímpico, el equipo de Niklas Edin decidió poner punto y final a su trayectoria juntos. Sin embargo esa separación no fue ni de lejos el final del exitoso skip sueco.

Para la temporada 2014/2015 Edin se unió al equipo de Oskar Eriksson, que había representado al país nórdico en el mundial de Beijing 2014 en el que llegó a la final, cayendo derrotado en la misma ante Noruega (Thomas Ulsrud). 

Desde entonces el equipo sueco ha sido imparable. Cuatro campeonatos de Europa consecutivos, el título mundial de 2015 y el sub-campeonato en 2017 lo avalan junto a muchos otros éxitos como las tres victorias logradas durante la temporada 2016/2017 en el Grand Slam, un territorio prácticamente reservado a los equipos canadienses.

Por todo ello Suecia es clara candidata a romper con el dominio que Canadá ha impuesto desde los Juegos Olímpicos de Turín 2006. Niklas Edin, junto a Oskar Eriksson, Rasmus Wranaa, Christoffer Sundgren y Henrik Leek como alternate serán los encargados de luchar por la gloria olímpica para el país nórdico y quien sabe si hacer realidad por fin el sueño olímpico de Niklas Edin.