La 31ª edición de la Royal Rumble vivió un show histórico en el que dos nipones por primera vez se hicieron con la gloria. Shinsuke Nakamura fue el último hombre en quedar dentro del ring para así después decidir retar a AJ Styles por el título en WrestleMania 34, mientras que su compatriota japonesa Asuka venció en la primera batalla real de la historia con luchadoras femeninas.



Aunque en primer lugar vamos a hablar del único cambio de campeones en este PPV. Sheamus y Cesaro levantaron por cuarta vez los RAW Tag Team Championship después de vencer a Seth Rollins y Jason Jordan. Los momentos determinantes de la lucha comenzaron cuando Rollins se lanzó desde la esquina con una Frog Splash para castigar a sus dos oponentes, y así por primera vez en el combate consiguió darle el relevo a Jordan, pero este se lo devuelve porque decía que no estaba para combatir. Sheamus aprovechó y le aplicó la Brogue Kick a Rollins y después junto a Cesaro ejecutaron su remate Tag Team para llevarse la victoria.


En la Royal Rumble masculina, Dolph Ziggler hizo su regreso apareciendo en el último lugar de esta batalla real, y nada más entrar eliminó a Goldust con una superkick. Quedaban Shinsuke Nakamura, John Cena, Rey Mysterio, Randy Orton, Finn Balor y Roman Reigns. Entonces Balor echó a Ziggler y se mostró dos generaciones enfrentadas sobre el ring: Orton, Cena y Mysterio se enzarzaron con Balor, Reigns y Nakamura. Así, el pequeño mexicano ejecutó su 619 a Reigns y Orton el RKO sobre Nakamura, pero Reigns reaccionó y con su Super Punch y echó a "The Viper".

Acto seguido, Mysterio realizó un doble 619 a Roman y Cena, pero Balor se encargó de terminar la fiesta mexicana. Ahora este se unió con Nakamura para reducir a los abucheados Reigns y Cena. Posteriormente, Balor efectuó un tremendo Double Foot Stomp en carrera sobre el nipón, pero por detrás John Cena cogió a Balor y lo sacó del ring. Y los dos fueron a minar a Nakamura, para después el ex miembro de The Shield dominar a Cena, hasta que recibió un Attitude Adjustment.

Cena trató de eliminar al japonés con un suplex, pero este reaccionó y puso a su rival por detrás de las cuerdas, para enviarlo al suelo con su rodillazo final. Quedó a solas con Roman quien golpeó primero, con su Superman Punch. Buscó sacarlo pero Nakamura reaccionó con una llave sobre la cabeza tremendamente peligrosa, pues ambos estaban por encima de la tercera cuerda. Reigns lo pudo levantar para realizar una powerbomb y de seguido su spear. Intentó tirarlo fuera del cuadrilátero para ganar, pero Nakamura respondió con su Kinshasa para hacer caer a Roman y convertirse en ganador de la Royal Rumble 2018.

Asuka hizo lo propio en la edición femenina y así consiguió el pase a WrestleMania 34. La primera Batalla Real femenina fue histórica, ya que más de una leyenda apareció. Nombres como el de Trish Stratus, Lita, Michelle McCool, Kelly Kelly, Molly Holly, Beth Phoenix, Jacqueline, Vickie Guerrero y Torrie Wilson hicieron su inesperado regreso tras varios años de ausencia.

En los momentos finales, solo quedaron Sasha Banks, Asuka y las Bellas Twins. Como la japonesa era la rival a vencer, todas se unieron para tratar de eliminarla.En un momento, 'La Jefa' intentó sacar a la japonesa del ring, pero las Bellas se le adelantaron y terminaron por eliminar a Banks. Luego, Nikki sacó del ring a su hermana y solo quedaron ella y Asuka.

Las dos sobrevivientes batallaron en el filo del cuadrilátero, Nikki golpeó a Asuka que la dejó sentada en el borde del ring, y, aprovechando el momento de incertidumbre, Asuka respondió desde la lona con una patada sobre los pies de Nikki que la hizo caer al suelo. No obstante, la mayor sorpresa ocurrió una vez terminado el evento, cuando apareció Ronda Rousey, ex campeona de UFC, para saludar a la luchadora nipona y apuntar al logo de Wrestlemania mirando de forma intimidante a las campeonas de RAW y Smackdown, Alexa Bliss y Charlotte Flair.