El alemán Sebastian Vettel (Ferrari) se impuso en el Gran Premio de Australia, primera carrera del Mundial de Fórmula 1, por delante del británico Lewis Hamilton (Mercedes), quien partía desde la pole. Los dos pilotos españoles acabaron en los puntos: Fernando Alonso (McLaren) fue quinto y Carlos Sainz (Renault), décimo.

Vettel se benefició de la salida del coche de seguridad para anotarse la primera victoria de 2018 y la número 48 de su carrera deportiva. Además, el alemán consiguió un hito desde la temporada 2009-2010: ganar por segundo año consecutivo en el circuito de Melbourne.

El abandono de los dos monoplazas del equipo Haas, el danés Kevin Magnussen y el francés Romain Grosjean, tras un error en el cambio de neumáticos cuando eran cuarto y quinto, marcó completamente la carrera, en la que el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) completó el podio.

El australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) fue cuarto en la carrera de su país y su compañero holandés Max Verstappen sexto, tras perseguir durante la segunda mitad de carrera a Alonso, sin éxito.

El alemán Nico Hülkenberg (Renault) fue séptimo, el finlandés Valtteri Bottas (Mercedes), octavo, y el belga Stoffel Vandoorme (McLaren), noveno por delante de Sainz, que acabó la carrera manteniendo su décima posición pese a sus problemas estomacales, justo delante del mexicano Sergio 'Checo' Pérez (Force India), undécimo.