El Comité Olímpico Internacional restituyó al Comité Olímpico Ruso, tres días después de la clausura de los Juegos de Invierno de PyeongChang, en los que dos deportistas rusos dieron positivo.

Según informó el COI en una carta, las pruebas antidopaje realizadas al resto de integrantes del equipo olímpico ruso, que tuvo que competir en la ciudad surcoreana bajo bandera neutral, dieron "negativo".

A pesar de ello, hubo dos "tramposos" en Corea del Sur. La atleta rusa de bobsleigh Nadezhda Serguéieva dio positivo en una prueba de dopaje que reveló la presencia de un medicamento para el corazón que se encuentra en la lista de sustancias prohibidas.

Previamente, el deportista de curling Aleksandr Krushelnitskii, quien además fue bronce junto a Anastasia Brizgalova en dobles mixtos, se vio obligado a devolver su medalla tras dar positivo, en este caso debido al medicamento meldonium.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) descalificó a la pareja rusa y desposeída del bronce, que logró junto a su compañera y esposa al derrotar a Noruega por 8-4.