Triste derrota del XV del León en tierra belgas.


La selección española de rugby sólo dependía de si mismo, sólo debía ganar a Bélgica para encontrarse, por segunda vez en la historia del rugby nacional, en la Fase Final de una Copa del Mundo de Rugby, pero un mal partido de los jugadores españoles les alejan del preciado premio de una Copa del Mundo.


La mañana no había amanecido buena en Bruselas. Una pequeña nevada y el frío de estas fechas logró helar al XV español en el campo Petit Heysel. Desde el primer oval se vio que los jugadores españoles estaban demasiado nerviosos y descentrados para poder desplegar un juego dinámico y rápido, como el desplegado en los últimos partidos del Seis Naciones B. Este nerviosismo, además, significaba múltiples indisciplinas en el campo que finalizaban con Golpes de Castigo a favor de la selección Belga. Así, en una triste primera mitad, el equipo local se marchó al vestuario con un claro 12-0, después de cuatro Golpes de castigo transformados por el jugador número 10 de la selección belga, Vincent Hart. Lo único que la selección española hizo durante este primer tiempo fue lograr que el árbitro pitada un Golpe de Castigo a favor cerca de la línea de 22 del equipo belga, pero en esta ocasión ni el gran pateador del conjunto español, Brad Lindlater, tuvo su día. Este lanzamiento acabó golpeando en el palo y saliendo por la línea de balón muerto.

El segundo tiempo empezó con España defendiendo de manera mucho más agresiva, y echando para atrás al XV belga, pero este empuje seguía sin significar puntos para el combinado español, mientras que otra indisciplina de Beñat Auzqui significaban tres puntos más para el XV belga y una expulsión temporal para el jugador español. Desde este momento ya no hubo otro color que el amarillo con el que jugaba la selección española, pero seguían sin llegar los puntos. Hasta que llegó el ensayo, en el min 71 de partido y después de haber jugado un maul perfecto en que lograron avanzar cerca de 15 metros, hasta meterse en la zona de marca contraria. El ensayo, realizado por Gautier Gibouin, fue transformado por Mathiu Peluchon. Aún había tiempo, y más cuando en el minuto 77 Mathiu Peluchón logró convertir un Golpe de Castigo, que nos dejaba a sólo un ensayo trasformado de la Copa del Mundo. El XV español siguió luchando hasta el último minuto, pero un Golpe de Castigo transformado por el equipo belga en el minuto 79 hacía que la reacción fuera casí imposible. E imposible fue, a pesar de la lucha y la garra con que el XV del León luchó.


Mal partido de la selección española de Rugby que aleja un poco la Copa del Mundo, aunque tenga actualmente una última oportunidad de hacerlo, luchando en la repesca contra Portugal, en una primera fase; si se consiguiese la victoria, contra Samoa, partidos en los que el vencedor iría directamente a la Copa del Mundo. Aún así, con estas dos derrotas, tendría la última oportunidad en la repesca 3, contra Canadá, o el segundo equipo de África o el segundo equipo de Asia.

No han acabado con nosotros, sólo han dificultado el camino que debe tener el XV del León para llegar a la RWC 2019 de Japón.