Durante el evento de Fastlane, Randy Orton derrotó a Bobby Roode para coronarse como nuevo campeón de Estados Unidos. Esta es la primera vez que “The Viper” obtiene el título coronándose además como campeón Grand Slam.


El combate finalizó cuando Roode se lanzó desde la segunda cuerda, siendo sorprendido con un RKO. De esa forma, Roode perdió el título tras dos defensas exitosas frente a Mojo Rawley y Rusev.

De esta forma, Orton se corona como campeón de Estados Unidos por primera vez es su carrera, convirtiéndose además en campeón Grand Slam al haber obtenido durante su carrera el campeonato de WWE, el Intercontinental, de parejas y ahora el de Estados Unidos.