El Darussafaka hizo historia y levantó el primer título continental de su historia. El equipo de David Blatt se proclamó campeón de la EuroCup después de ganar el segundo partido de la final contra el Lokomotiv Kuban (67-59) y barrer a los rusos de la última eliminatoria.

Los turcos dominaron desde el salto inicial, si bien no pudieron romper el encuentro hasta los últimos minutos. Scottie Wilbekin fue fundamental en el triunfo del Darussafaka con 28 puntos, 2 recuperaciones, 1 asistencia y 30 de valoración. 

El estadounidense, gran dominador del año en la EuroCup, fue nombrado MVP de la final después de haber recibido también este curso el MVP de la temporada regular y formar parte del Mejor Equipo de la competición. Solo Tyrese Rice en la campaña 2014-15 con el Khimki había conseguido estos galardones en un mismo año. FUENTE