El Atlético venció 2-4 al Real Madrid después de un encuentro apasionante que se acabo decidiendo decidió en los 30 últimos minutos de la prórroga.

Antes de llegar al primer minuto del encuentro ya se había adelantado el conjunto colchonero gracias a un golazo de Diego Costa. El hispano-brasileño se marchó practicamente de toda la defensa merengue y con un latigazo batió a Keylor.

Pero el Real Madrid no iba a dar su brazo a torcer y empezó a dominar el encuentro. En el minuto 27 una galopada de Gareth Bale por la banda terminaría con una asistencia perfecta hacia el área para su compañero Karim Benzemá, quién remató de cabeza y consiguió batir al meta esloveno Oblak. Con las tablas en el marcador se marcharían ambos equipos al descanso a la espera de los segundos 45 minutos.

En esta segunda mitad sería el Real Madrid quien golpearía primero. Una mano en el área del lateral rojiblanco Juanfran tras un saque de esquina acabó con el gol del capitán Sergio Ramos desde los 11 metros en el minuto 63. Tras la marcha del astro portugués Cristiano Ronaldo, parece que será el capitán Sergio quien asuma tirar los penaltis.

Ahora es el Atlético quien tenía que remar a contracorriente para conseguir el título, dado que tenían unos 25 minutos para como mínimo forzar la prórroga si no quería ver como su eterno rival el Real Madrid levantaba el título de la Supercopa de Europa. Pero todos sabemos como es el conjunto colchonero, y es que nunca se rinde. Un error de Marcelo le costaría caro al Real Madrid. El brasileño en vez de dejar escapar un balón a saque de banda favorable a su equipo intentó sacar el balón jugado hacia atrás, lo que hizo que el argentino Correa se hiciese con el esférico y enviase el balón hacia el área para que Diego Costa volviese a marcar en el encuentro y hacer un doblete en su cuenta particular.

Con el 2-2 se llegaba a la prórroga, una prórroga donde el Real Madrid fue de más a menos. El conjunto merengue empezó los 30 minutos de prolongación con mucha superioridad respecto al Atlético de Madrid, pero poco a poco se fue desinflando y el Atleti acabó marcando dos goles en la primera mitad de la prórroga que acabarían sentenciando el encuentro. Ambos goles fueron debidos de nuevo por errores defensivos del Real Madrid. El primer gol llegó a los 7 minutos. Un error de conexión entre Ramos y Varane en el área propició el robo de balón por parte del Atlético. El balón llegó a los pies de Thomas, quien puso un centro para el español Saúl. Este remató de volea y mandó el balón a la red, sin duda un golazo que hizo mucho daño al Real Madrid. El cuarto y último gol fue por medio de Koke. Una pérdida de balón de Dani Carvajal acabó provocando un centro de Vitolo y el remate a gol del ya mencionado Koke.

Los segundos quince minutos transcurrieron sin goles y el Atlético de Madrid por fin podría presumir de ganar una final europea al Real Madrid tras los debacles en Lisboa y Milán. Godín, nuevo primer capitán del Atlético tras la marcha de Gabi, levantó al cielo de Tallin el trofeo y el Real Madrid perdía una final continental 18 años después. El Atlético había conseguido lo casi imposible, destronar al Real Madrid en Europa.