El alemán Timo Boll, que se había impuesto en la semifinal a su compatriota Patrick Francisca (4-2), derrotó en la gran final al jugador rumano Ovidiu Ionescu por 4-1 (6-11, 11-7, 11-9, 11-6 y 11-5) para proclamarse campeón de Europa por sexta vez (2002, 2007, 2008, 2010, 2011 y 2018) a sus 37 años.

La china Li Qian (nacionalizada polaca) conquistó el oro en categoría femenina al superar en la final a la ucraniana Margaryta Pesotska por 2-4 (11-8, 12-10, 6-11, 6-11, 2-11 y 2-11), protagonizando una espectacular remontada. Previamente Li había eliminado a su compatriota Grybowska, mientras que Pesotska se deshizo de la austríaca Polcanova para subir por primera vez a lo más alto del podio, tras haberse codeado entre las tres mejores de Europa en tres ocasiones, pero nunca en el primer escalón (plata en 2009 y bronces en 2010 y 2011).

La pareja formada por los austriacos Daniel Habesohn y Robert Gardos se proclamaron campeones de Europa al derrotar en la final de dobles al dúo sueco compuesto por Mattias Falck y Kristian Karlsson, con un resultado de 4-1 (11-9, 6-11, 11-4, 11-9 y 11-9).

En dobles femeninos, la medalla de oro fue para las alemanas Nina Mittelham y Kristin Lang, quienes derrotaron en una final muy reñida a la austríaca Sofia Polcanova y a la rusa Yana Noskova por 3-4 (10-12, 11-8, 11-6, 4-11, 11-9, 7-11 y 12-14).

Los alemanes Ruwen Filus y Ying Han fueron los campeones de la prueba de dobles mixto, tras superar a los austriacos Stefan Fegrel y Polcanova en una emocionante final, que concluyó 3-2.

Filus-Han dominaron en todo momento el ritmo del partido. Los alemanes se adueñaron del primer set, por 11-7, imponiendo su juego, que únicamente se vio superado en el final del segundo y cuarto parcial. Filus-Han ganaron 11-4 el tercer set, y alzaron los brazos al aire en la quinta manga (11-8).