Hondarribia se llevó la Bandera de La Concha en una regata histórica en la que mantuvo un gran duelo con Zierbena, que partía con unas centésimas de ventaja de la primera jornada, pero que sucumbió para quedarse al final a menos de un segundo de los guipuzcoanos. 



Los galipos no se amedrentaron ante la posibilidad de llevarse la victoria en La Concha. Desde que soltaron estachas, la competición estuvo centrada en las calles 2 y 4, por donde bogaron Zierbena y Hondarribia, respectivamente. A los vizcaínos no les pesó ni partir con el mejor tiempo ni ir contra la historia.

Después de un primer largo igualado, de la ciaboga salió Zierbena con una ventaja de dos segundos, pero con la sensación que todo estaba por decidir. Y así fue. Cuando los galipos y los hondarribiarras pasaron por las balizas de la regata femenina la igualdad era máxima. Fue una lucha de poder a poder, plena de fuerza y esfuerzo. A 900 metros Hondarribia cogió una txanpa que le puso, por primera vez con dos segundos de ventaja. A tres llegó con 750 metros por delante. Reaccionó Zierbena para recuperar la proa de regata y nadie era capaz de intuir el ganador a 500 metros del final. Fue entonces cuando Hondarribia sacó fuerzas de flaqueza, apretar los dientes y sacar poco más de medio bote a Zierbena.

En la prueba femenina, San Juan no solo confirmó los pronósticos, sino que se exhibió ante su principal rival, la gallega Riveira, que fue de más a menos en esta bandera. San Juan, que empezaba esta segunda jornada con seis segundos de ventaja, tuvo como principal a Orio, que terminó en segunda posición a tres segundos de aquellas. San Juan encadena cinco años consecutivos ganando la Bandera de La Concha.

Las ‘bateleras’ no dieron pie a sustos, y sentenciaron la regata en los primeros minutos de la misma. Apenas habían transcurrido un par de minutos desde el inicio de la tanda de honor cuando el GPS daba entre cuatro y cinco segundos de ventaja a las sanjuandarras sobre Orio, principal rival.

San Juan fue capaz de mantener la diferencia inicial durante toda la regata y se impuso en la tanda de honor por delante de Orio, a quien aventajó en cuatro segundos. Tercera fue Riveira, que cayó asimismo al tercer cajón del podio final, tras una regata incómoda de principio a fin.