El alemán Patrick Lange se proclamó campeón del mundo, por segundo año consecutivo, en la prueba de Ironman disputada en Kailua-Kona (Hawái, Estados Unidos), con un tiempo de 7:52:39, crono que supone un nuevo récord, pues nadie había bajado hasta el momento de 8 horas. Sumó el segundo título mundial en sus tres participaciones en el Ironman de Hawai, después de su tercer puesto en 2016.

Con este resultado, el duatleta y triatleta de 32 años repite tanto el Campeonato del Mundo como el récord de la prueba que logró en octubre de 2017, con un tiempo de 8h 01:40. El de Bad Wildungen entró en la tercera y última prueba (maratón, 42,195 kilómetros) con más de seis minutos de desventaja respecto al primer clasificado tras terminar la especialidad de ciclismo, el australiano Cameron Wurf. Pero aprovechó su mejor ritmo en carrera para remontar posiciones e imponerse en la línea de meta con el espectacular logro de bajar de las 8 horas por primera vez en las 40 ediciones de la prueba. Los registros de Lange fueron 50:37 en los 3,8 kilómetros de natación, 4:16:05 en los 180 de ciclismo y 2:41:31 de atletismo. Sus compañeros en el podio fueron el belga Bart Aernouts (7h 56:41) y el británico David McNamee (8h 01:09).

Los españoles Javier Gómez Noya (8:11:41) e Iván Raña (8:27:52) fueron 11º y 25º, respectivamente. El cinco veces campeón mundial de triatlón y subcampeón olímpico en Londres 2012, que afrontaba su primer Ironman de Hawai salió quinto de la prueba de natación y aguantó bien en las primeras posiciones hasta el kilómetro 30 del maratón, cuando empezó a perder fuelle y ya no pudo remontar.

En cuanto a Raña, campeón mundial de triatlón en 2002 y bicampeón europeo (2002, 2003), firmó la peor de sus seis participaciones en la exigente prueba hawaiana, tras el 17º puesto logrado en 2014. En el año de su debut, 2013, fue sexto. FUENTE