Buddy Murphy venció a Cedric Alexander en Super Show-Down para convertirse en el nuevo Campeón Crucero de WWE. Fue la sexta lucha del show y Murphy logró la victoria por la cuenta de tres después de aplicar el Murphy's Law.

Murphy salió realmente motivado, en parte gracias al aliento del público por luchar en casa. De este modo, acabó un reinado de 181 días de Cedric Alexander, quien ganó el título en Wrestlemania 34. Murphy también rompe la racha de imbatibilidad de Alexander, quien no había perdido un combate individual desde hacía un año.

De este modo, no sólo Murphy se convierte en el nuevo campeón sino que además es el primer luchador australiano en conseguir un título en el roster principal WWE. Anteriormente, Murphy se convirtió en el primer campeón australiano de la historia de WWE al conseguir los Campeonatos por parejas de NXT.