David Ferrer se despidió como profesional a sus 37 años perdiendo ante el alemán Alexander Zverev en los octavos de final del Mutua Madrid Open. El español quiso despedirse en casa, en el Masters 1000 madrileño, y así lo agradecieron los aficionados regalándole una tremenda ovación en su despedida.

Ferrer deja la raqueta como un tenista icónico en España, siendo miembro del conjunto español en las tres últimas Ensaladeras que han conseguido en la Copa Davis: 2008, 2009 y 2011.

El valenciano tuvo en el número 3 la mejor posición de su carrera en el ránking ATP, puesto que alcanzó el 8 de julio de 2013. Ha levantado un total de 27 títulos ATP, llegó a semifinales del Abierto de Australia en dos ocasiones (2011 y 2013), igual que en el US Open pero en los años 2007 y 2012; fue cuartofinalista en la hierba de Wimbledon (2012 y 2013) y, por último, su mayor éxito ha sido la final que alcanzó en ese año maravilloso para él del 2013 en Roland Garros. Su compatriota y amigo Rafael Nadal impidió que levantara el que habría sido su primer y único Grand Slam.

También sabe lo que es jugar en una final del ATP World Tour Finals, hecho que ocurrió en 2007, pero sucumbió ante la leyenda suiza Roger Federer. En los Juegos Olímpicos de Londres 2012, se quedó a orillas de la medalla junto a Feliciano López, perdiendo el bronce ante franceses Julien Benneteau y Richard Gasquet, y eso que previamente en las semifinales jugaron contra los también galos Llodra / Tsonga y sufrieron una dura derrota (3-6, 6-4, 16-18). Por último, su título más meritorio fue el Masters 1000 de París que conquistó ante el polaco Jerzy Janowicz en 2012.